POSICIÓN DEL MISIONERO PARA HACER EL AMOR

POSICIÓN DEL MISIONERO PARA HACER EL AMOR
5 (100%) 2 votes

Permítanme decir aquí y ahora, sin vergüenza ni sonrojo, que a muchos les gusta la posición misionera. Hacer el amor mientras te encuentras acostado de espaldas con tu pareja arriba es familiar y la más conocida. En este post te daremos algunos trucos de cómo hacer la Posición del misionero para hacer el amor.

La posición misionera o posición de hombre en la cima es generalmente una posición sexual en la que una mujer se acuesta sobre su espalda y un hombre se acuesta sobre ella mientras se enfrentan y mantienen relaciones sexuales u otra actividad sexual.

Aunque comúnmente se asocia con la actividad sexual heterosexual, esta posición sexual también es utilizada por parejas homosexuales y lesbianas es para todos los gustos, te lo digo YO que lo puse en practica junto a otras técnicas para cambiar mi vida y mi relación de pareja, pero si quieres saber mas técnicas eficaces te invito a conocer MI HISTORIA.

Posición Del Misionero Para Hacer El Amor

La posición del misionero puede incluir penetración sexual o sexo no penetrativo. Las variaciones de la posición permiten diversos grados de tensión vaginal, estimulación del clítoris, profundidad de penetración, participación de la mujer y la probabilidad y la velocidad del orgasmo.

La posición misionera a menudo es preferida por las parejas que disfrutan de los aspectos románticos de un amplio contacto piel con piel y oportunidades para mirarse a los ojos, besarse y acariciarse. También se cree que es una buena posición para la reproducción.

Durante la actividad sexual, la posición del misionero le permite al hombre hacerse cargo del ritmo y la profundidad del empuje pélvico. También es posible que la mujer empuje contra él moviendo sus caderas o empujando sus pies contra la cama, o apretándolo más cerca con sus brazos o piernas.

Posición del misionero para hacer el amor

Posición del misionero para hacer el amor

La posición es menos adecuada para las últimas etapas del embarazo, o cuando se desea que la mujer tenga un mayor control sobre el ritmo y la profundidad de la penetración.

Aunque algunas personas suelen considerar que la posición sexual misionera es aburrida, lo real es que esta posición es un clásico. La mujer tiene la opción de hacer prácticamente nada, pero ni se te ocurra hacer eso, si lo que queremos es, que él se vuelva loco por ti, deberás salir de lo normal. Lo mejor del misionero es que es fácil de hacer y hay muchísimo contacto piel con piel.

Aquí hay algunas estrategias para aumentar su placer durante el sexo de posición misionera:

Orgasmo antes del coito

La mayoría de las mujeres no tienen orgasmos sólo por relaciones sexuales. Es por eso que una de nuestras reglas de oro para el placer esta, en tener orgasmos antes del coito.

Siga esta pauta y las relaciones sexuales serán mucho más placenteras. Asegúrate que tu chico domine sus técnicas de sexo oral y digitación para que pueda llevarte al orgasmo antes de la penetración. Los orgasmos preparan tu cuerpo para una penetración placentera. Muchas mujeres encuentran que tener orgasmos antes del coito hace que los orgasmos durante el coito sean mucho más probables.

Maximiza el contacto con la piel

Una de las mejores cosas de la posición misionera es que permite mucho contacto con la piel. Aproveche esto frotando activamente su cuerpo contra sus amantes. Busque el máximo contacto con la piel y observe lo que sucede. Frota tus manos arriba y abajo por la espalda de tu amante o por tus piernas a lo largo de sus costados.

Las caderas no mienten

La posición misionera no significa que debes permanecer quieto mientras se mueve. ¡Intenta doblar las rodillas, plantar los pies en el colchón y mover las caderas! O bien, intenta balancear las caderas hacia adelante y hacia atrás, moviéndolas en círculos o en un patrón ondulatorio. Encuentra una manera de mover sus caderas para que su movimiento golpee tu punto g.

A la mayoría de los chicos les encanta cuando las mujeres son más activas durante las relaciones sexuales, así que no te preocupes por cómo se ve tu barriga. En lugar de eso, concéntrate en lo que estás sintiendo y maximiza tu placer moviendo las caderas de la mejor manera para ti.

Involucra a sus centros de placer

Para hacer que la posición misionera sea más placentera para ti, ¡No ignores el centro de tu sistema sexual! Tu clítoris es la reina de tu excitación. La mayoría de las mujeres necesitan estimulación directa del clítoris para tener un orgasmo.

No seas demasiado tímida para tocar tu propio clítoris durante las relaciones sexuales. Simplemente acércate mientras te penetra y estimula tu clítoris. Si él protesta, explica que tocarte a ti misma mientras está dentro de ti es una gran excitación.

Profundizar la intimidad con la mirada fija

Otro beneficio de la posición del misionero es la capacidad de mirar la cara de tu amante. Prueba este próximo consejo solo si quieres tener más intimidad con tu amante, ¡este NO es un truco para una noche! Pregúntele antes de tiempo para experimentar manteniendo contacto visual durante su orgasmo.

Miren en los ojos del otro durante todo el sexo, pero a medida que se acerca al clímax, mantenga contacto visual y no desvíe la mirada. Mirarse a los ojos como uno (o ambos) de ustedes tienen un orgasmo es increíblemente intenso. Puede encontrarse inundado de emociones. Incluso puedes llorar. Prepárate para una profunda experiencia emocional.

¡También pueden explorar deslizando un pequeño vibrador entre sus cuerpos! Incluso hay vibradores nuevos diseñados para usar durante el coito, como el IDA de Lelo. Los vibradores pueden agregar un zumbido para los 2, así que invítelo a traer juguetes a la cama. Hable de ello como una mejora y no como un reemplazo de su toque.

Ponerse duro

¡Él no es el único que puede ser un poco rudo durante el sexo en la posición misionera! Solo porque estés de espaldas no significa que tengas que ser pasiva. Ponte enérgica y experimenta con ser un poco ruda.

Rasguña su espalda levemente al principio y cuando su erección se desarrolle, hazlo aún más fuerte. También puedes intentar golpear su pecho o espalda. Comienza a jugar y si responde bien, sigue subiendo el volumen mientras prestas atención a sus reacciones.

Si simplemente deseas sentir más placer durante la posición misionera del sexo, prueba la técnica sexual más básica pero más eficaz que existe, la respiración. Cuanto más respira, más siente. Comienza tomando respiraciones largas, profundas y relajadas y presta atención a las sensaciones en su cuerpo.

Muchas personas afirman sentir más placer expandido, placer de cuerpo completo, sensación de hormigueo cuando respiran profundamente durante las relaciones sexuales.

¡Con estas estrategias para jugar, tienes mucho que explorar a medida que calientas la posición misionera del sexo! Recuerda, agregar más placer a tu vida sexual debe ser divertida, no estresante. Integra nuevas técnicas lentamente, consulta con tu hombre sobre lo que más les gusta y nunca dudes en volver a sus ya comprobados placeres. Y si quieres aprender de más posiciones placenteras no dudes en visitar MI HISTORIA.

Términos relacionados:

  • mujeres que les encanta hacer el amor al misionero
  • posicion del misionero

Deja aquí tu comentario: